¿Escucharon?

‪#‎MiPrimerAcoso‬
‪#‎BastadeViolenciaMisógina‬

¿Escucharon?

La verdad es que esto de escribir este texto es una tarea difícil. No sé exactamente hacia donde llevará todo esto, pero siempre he pensado que es importante visibilizar estos temas y denunciar públicamente las cosas, aunque sea por estos medios, ya que por la vía legal, no se visibilizan y aunque las denuncies, hacen caso omiso de tu denuncia o te dicen que no procede, o te persuaden y ejercen violencia contra ti para que desistas en el intento.

Vivimos en un país con un Estado feminicida, las cifras de mujeres asesinadas, abusadas y de mujeres desaparecidas a llegado a lugares pandémicos, es insostenible esta situación. Pasan los años, y las cosas siguen empeorando. La estructura patriarcal, misógina, machista y por supuesto neoliberal – clasista y racista- en la que vivimos es la que sostiene y permite tanta brutalidad, tanta injusticia, tanto horror…

De modo que, visibilizar la misoginia, es tarea nuestra, no nos van a detener y no nos vamos a callar; eso quieren, lo sé, les irrita que hablemos, que digamos, que nos organicemos, que nos defendamos.

Sé que se ponen a temblar porque no quieren perder su estatus, sus privilegios, su zona de confort; quieren seguir ahí, tranquilitos y calientitos en sus camas, en sus oficinas, en sus teatros, sin que nadie los moleste, sin que nadie los cuestione, sin que nadie los exhiba, eso quieren , lo sé.

También sé que los agresores tienen amigos y esos amigxs hacen la tarea sucia de defenderlos, encubrirlos, cobijarlos… se vuelven cómplices con sus actos y se vuelven cómplices con su silencio.

……..

Lo que yo viví de niña no fue un acoso, fue un abuso sexual, a los 8 años, en mi casa, cometido por un joven que trabajaba ahí. Guardé silencio durante años y bueno … es INCONMENSURABLE el daño que un acto así, contra una niña, puede provocar.

También he vivido acosos en la calle y actos concretos de abuso como toqueteos en los senos y otras partes del cuerpo.

También, hace unos años, viví un caso concreto de violencia de género, cometido por el que era mi pareja en ese momento.

Yo acababa de estrenar una obra, estaba contenta, hubo una fiesta en la casa del director y de regreso a casa, comenzó todo. Estoy viva porque esa noche una amiga mía estaba en casa y escuchó mis gritos.

Lo primero que me dijo fue “¡hueles a mierda!” y de ahí siguieron los insultos y los golpes. Me mordió el hombro, la cabeza, me aventó al piso, boca abajo y se subió en mí, enterrando sus rodillas sobre mi espalda y aplastándome contra el piso con sus manos. Logré zafarme y después metió su mano en mi boca, no podía respirar, me estaba asfixiando; metió su mano tan adentro que me rasgó la campanilla, logré empujarlo y ahí fue cuando mi amiga escuchó y entró a la habitación, él no quería dejarnos salir, pero ella, estratégicamente le dijo un par de cosas que hicieron que él nos devolviera las llaves de mi casa. Finalmente se fue y nosotras nos fuimos al hospital.

En pocas palabras ahí la historia, de ahí fue un ir y venir. Hice una demanda la cual no procedió ya que me decían que no era un caso de Violencia Intrafamiliar porque no vivíamos juntos. Me persuadieron diciéndome “¿está segura señorita?, pero si va a regresar con él, es muy engorroso todo este trámite, mejor ahórreselo”, cosas como esas.

De ahí en adelante fue todo un proceso de “reconstrucción”. Tuve caídas y re-caídas y después comencé un proceso serio psicoanalítico, en el cual continúo y el que me ayudó a salir de esa situación.

En este proceso de “re-construcción” debo decir que toda la teoría feminista, de los muchos feminismos que hay, me ha acompañado y me ha fortalecido enormemente. Si no fuera por todo el trabajo de todas esas mujeres feministas, que han escrito y que han luchado y siguen luchando por un mundo mejor para las mujeres y las niñas, el camino de re-construcción de mí misma hubiera sido mucho más difícil.

Toda esta historia pasó hace unos seis años y decido exponerla hoy porque me parece que puede ayudar a alguien más a estar ALERTA.

Me atrevo a hacerlo porque a mi lado hay muchísimas mujeres que con valentía están contando sus historias y eso me impulsa.

Me atrevo a hacerlo porque somos muchas, muchísimas y estamos juntas.

Lo hago porque quiero y porque tengo el derecho de hacerlo.

No tengo miedo.

Me siento más fuerte que nunca.

Y no descansaré… y no descansaremos, hasta conseguir un mundo mejor para las mujeres y lxs niñxs.

Y no puedo evitar recordar ese comunicado Zapatista de hace un par de años, lo escribo aquí abajo, lleva dedicatoria, para todxs aquellxs que se sientan irritadxs por nuestras denuncias.

¿ESCUCHARON?
Es el sonido de su mundo derrumbándose.
Es el del nuestro resurgiendo.
El día que fue el día, era noche.
Y noche será el día que será el día.
‪#‎ContralaViolenciaMachistaAU TODEFENSAFeminista‬
‪#‎BastadeAbusosaMujeresyaNiñxs‬
‪#‎ContraelPatriarcadoTODASLAS VOCES

Marianella Villa

Share

Author: Ana

Share This Post On